Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


miércoles, 3 de febrero de 2016

Sacra Híspalis
Itinerario viernes 29 de enero
"Misericordiae Vultus.
Testimonio artístico de la Misericordia en Sevilla"

Las fotos del itinerario se pueden descargar con mayor resolución durante dos semanas desde:

https://app.box.com/s/d01qtnwr2qt8odyc6odthbmsw5t52dbn



 Mediante la bula papal, el 11 de abril de 2015, víspera de Fiesta de la Divina Misericordia, S.S. Francisco I proclama el Año Jubilar de la Misericordia. Sevilla cuenta con siete templo jubilares: la Catedral; las Basílicas de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena, Jesús del Gran Poder, Santa María Auxiliadora y del Santísimo Cristo de la Expiración; y los Santuarios de Consolación (Utrera) y de Nuestra Señora de Loreto (Espartinas).




 Ya desde el siglo XIII la Ciudad rendía tributo a la Misericordia, desde el primitivo Hospital que erigen en 1487 Antón Ruiz, Capellán del Adelantado Mayor de Andalucía, D. Pedro Enríquez de Rivera y D. Juan Rodríguez de Torres, su confesor y capellán de la parroquia Omnium Sanctorum, que erigen una Hermandad con el propósito de socorrer a menesterosos y doncellas huérfanas, en la collación de Santa Marina, en la calle Beatos, trasladándose posteriormente a la collación del Apóstol San Andrés.



 A escasos metros del antiguo Hospital de la Misericordia se encuentra el antiguo Hospital de las Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora, conocido popularmente como el Pozo Santo. Fundando por las Venerable Sirvas de Dios Marta de Jesús y Beatriz Jerónima de la Concepción, dos abnegadas mujeres que se dedicaron a ejercer la caridad cristiana. En 1667 adquirieron el solar para la construcción de Hospital del Santísimo Cristo de los Dolores, para cuidar mujeres ancianas enfermas e impedidas, culminándose la obra en 1682. Continuando la piadosa obra de las madres fundadoras, las hermanas franciscanas del Pozo Santo, dan testimonio diario con sus residentes y en su vida espiritual, de misericordia y caridad cristiana.



 Comenzamos el itinerario en la Iglesia del antiguo Hospital de la Misericordia Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Allí Irene nos contó que la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (en latín Ordo Hospitalarius Sancti Ioannis de Deo) era una orden mendicante católica fundada en 1572 por discípulos de san Juan de Dios. En los países de habla italiana la orden es conocida como Fatebenefratelli («Hermanos de hacer bien», en español). Sus miembros son conocidos como juaninos o juandedianos.



 Inicialmente Juan de Dios fundó un hospital en Granada. Tras su muerte en 1550 su fama de santidad se extendió (fue beatificado en 1630 y canonizado en 1690), con lo que numerosos particulares decidieron seguir su ejemplo o vincular miembros de la Orden a sus propias fundaciones, adaptándolas a la regla del hospital de Granada.



 En 1552 Antón Martín fundó el de Madrid. El mismo personaje fundó el de Córdoba. Pedro Pecador fundó el de Sevilla y Frutos de San Pedro el de Lucena.
Los hospitales de San Juan de Dios se extendieron por toda España, en la actualidad la orden tiene instalaciones en más de cuarenta países de los cinco continentes y en Bogotá, Colombia está el Instituto San Juan de Dios, único colegio que hay en el mundo de la Orden.



  La fundación del Hospital de las Misericordias tuvo lugar en el año 1487 en base a una hermandad fundada para buscar limosnas para casar doncellas y desamparadas. Instalados en principio en la calle Beatos, de la collación de Santa Marina, se trasladan posteriormente a la collación de San Andrés, al recibir a finales del siglo XVI escritura de varias casas. De esta casa que data del siglo XVI, se conservan restos en la zona del patio interior. En uno de los frentes del mismo se hallaba una pintura del Juicio Final, obra de Luís de Vargas.



La Hermandad se extinguió en el siglo XIX por dos motivos. En primer lugar, por la desamortización de Mendizábal, y en segundo lugar por la falta de hermanos, ya que era muy difícil poseer todos los requisitos que se exigían. 
 Fue durante años una residencia de ancianos regentada por los Hermanos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.
 En diversos momentos de la historia de la iglesia, han radicado en la misma las hermandades: de San Juan Bautista, Santo Entierro, La Amargura, La Cena, La Cena, Redención y desde 1995 hasta 2001, acogió la salida procesional de la Hermandad de las Siete Palabras de la Parroquia de San Vicente Mártir.


  En el 2003 y 2004, por cierre de la Colegial del Divino Salvador por obras de restauración, radicó en la citada iglesia la Hermandad Sacramental de Pasión.


 En la actualidad, los Hermanos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, tienen cedida la iglesia para el culto de los Ortodoxos Rumanos, aunque en ella siguen teniendo su sede canónica la Hermandad de Nuestra Señora del Mar, patrona de Almería y de Nuestra Señora de la Guadalupe, patrona de Úbeda.
 Después visitamos el patio y las dependencias del antiguo Hospital de la Misericordia, donde vimos la cocina, la sala donde guardan la ropa y el comedor.


 Salimos en dirección a la Iglesia de las Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora, también conocido por Hospital del Cristo de los Dolores, de Terciarias Franciscanas de Sevilla. Nos contó Irene que en 1946 se convirtió en Congregación religiosa de derecho diocesano y que su fundación se debe a dos extraordinarias mujeres: Marta de Jesús, cordobesa de Priego, y Beatriz Jerónima de la Concepción, sevillana, quienes, ya viudas, y después de ejercer su labor caritativa en otros lugares, compraron en 1667 el solar para la construcción del Hospital del Santísimo Cristo de los Dolores en la plaza del Pozo Santo. Con este nombre se ha conocido en Sevilla este hospital para enfermas e impedidas.



 La iglesia de edificó entre 1669 y 1682, y fue consagrada el día 4 de febrero de 1682. En el patio del Hospital, una leyenda en cerámica dice: "Doña María Luisa Pereyra y su esposo Son José Murphy y Zarate, legó a la Beneficencia sevillana la mayor parte de sus bienes …"
 En la actualidad cuenta con un número pequeño de religiosas, y cuatro casas abiertas: Pozo Santo, Residencia de Santa Teresa (Espartinas) y Residencia de San José (Villanueva del Ariscal), en la provincia de Sevilla, todas ellas dedicadas a ancianas enfermas e impedidas; y el Hogar Franciscano de Teror (Canarias), de protección de menores.


 Edificio: La fachada presenta un frente largo, con elementos apilastrados, recuadros moldurados y rejas. Con el tiempo se fueron añadiendo casas anexas para ampliaciones hasta el siglo XIX.
 El primer patio es de la primera fase, 1680, con arquerías sobre columnas. La iglesia presenta una sola nave, cubierta por una bóveda de cañón.
 La iglesia: El retablo mayor data de 1780, se caracteriza porque no está dorado, compartimentado por estípites con una imagen del Cristo de los Dolores, de 1680, atribuido a la escuela de Pedro Roldán. En un retablo lateral se encuentra la devota imagen del Cristo de la Buena Muerte, obra de Montes de Oca, actualmente en proceso de restauración. 
 Culto y veneración por parte de las religiosas del Pozo Santo y de toda la ciudad, recibe la Bendita Imagen de Nuestra Señora del Tránsito, de estilo barroco y que se expone a la veneración de los fieles en Agosto, para la Solemne Novena, en una hermosísima cama rococó, en madera tallada y dorada, rodeada por cuatro Niños Jesús vestidos como Arcángeles, todo a su alrededor está repleto de flores.



 En el museo que se puede visitar los martes, jueves, sábados y domingos, a las 12.00 h. se encuentran un lienzo anónimo madrileño de 1665 que representa al Cristo de los Dolores acompañado por San Francisco de Asís y Santa Teresa de Jesús, la sala de los arcángeles, obra anónima de un discípulo de Zurbarán en 1660, destacadas piezas de orfebrería de los siglos XVI y XVII, lienzo de la Asunción de María de Lucas Valdés y un lienzo de la Adoración de los Pastores, considerado como obra napolitana del segundo cuarto del siglo XVII, entre otras obras destacables.

Muchas Gracias a Irene Gallardo por este interesante itinerario.

Crónica y fotos: Fco Javier Montiel