Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


viernes, 6 de mayo de 2016

A mi primo Javier,
 que se marchó buscando los cielos azul Pureza de Triana,
 demasiado pronto.... 

Esta noche, os dejo unos versos del gran Aquilino Duque y mi cariño a modo de recuerdo, para mi primo Javier, que se marchó una tarde, harto de vivir, buscando un cielo azul Pureza.
 En recuerdo a su abuelo, mi tío abuelo Paco, "Cachorrista" hasta el tuétano y por su puesto a mi primo. 
 Hoy os dejo a Dios muriendo entre Sevilla y Triana....
....como dijo el gran Montesinos:"donde nací una vez moriré siempre". 
Te quiero primo Javi y te echo enormemente de menos......... Va por ti hasta los cielos de Triana.



El Cachorro en el puente

Esta noche, Manuel, tú sobre el puente,
tú sobre el río; prometiendo abrazos
que nunca habrás de dar porque no puedes,
porque un madero y unos clavos dicen
que nadie es libre de morir su muerte.

Esta noche, Manuel, tú sobre el río.

Quién te puso corona de saetas,
Cachorro de Sevilla…
Quién pudo hacerte interminable el tránsito…
Hoy no se pasa: aquí muere Sevilla
mientras tu silueta va en el río
caminando otra vez sobre las aguas…
Y ya tu pelo, nebulosa trágica,
río de miel lentísimo,
va velando la muerte que te vela.
Trono moreno de Judea, pasa.

Pasa, Manuel, tuyo es el Viernes Santo,
tuyos son estos ojos que te lloran,
esta voz que te canta,
esta espuma de estrellas andaluzas.
Sigue pasando, alzado y ofrecido.

Esta noche, Manuel, tú sobre el puente.

Quién te trajo hasta mí, quién levantaba
tu belleza, tu cuerpo como un río,
lanza de luz nocturna en el costado…

Quién pudo hacer que el último suspiro
de tus labios se dé a cada momento,
desde no sé qué siglos hasta ahora,
hasta ahora, para ir diciendo al mundo,
para ir diciendo al tiempo: Así se muere.
Así mueren los Hombres.

Aquilino Duque






No hay comentarios:

Publicar un comentario