Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


martes, 17 de noviembre de 2015

Sacra Híspalis
Itinerario 
"Esperanza Nuestra y Puerta del Cielo"
Sábado 28 11 2015 

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena, se funda en el convento de San Basilio. Sus primeras Reglas datan de 1595, con el  nombre de "Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza". Hace Estación de Penitencia por primera vez en 1624, aunque con anterioridad lo hacía acompañando a la de la Sagrada Cena, Humildad y Paciencia. En estos primeros años, la Hermandad procesionaba la Imagen de un crucificado, obra del escultor Pedro Nieto y la Imagen enlutada de la Virgen de la Esperanza.

En el año 1654, se traslada a la Parroquia de San Gil, donde conserva capilla propia. En 1793, el Consejo de Castilla aprueba la fusión de la Hermandad de Penitencia y Sangre, del Cristo de la Sentencia y la Virgen de la Esperanza, con la Letífica del Santo Rosario. En 1936 el Templo fue incendiado, salvándose las Imágenes por haber sido ocultadas previamente por un grupo de hermanos. Hasta 1942 permaneció en la Capilla de la antigua Universidad, volviendo ese año a la Parroquia de San Gil Abad. El 18 de marzo de 1949, el Cardenal Segura bendice el nuevo templo, levantado con donaciones procedentes de todo el mundo, trasladándose al día siguiente, las Sagradas Imágenes.

En nuestro itinerario visitaremos, merced a la gentileza de su párroco D. Francisco Ortiz, la Parroquia de San Gil Abad, para posteriormente, trasladarnos a la Basílica de Santa María de la Esperanza, a cuya visita ha accedido muy amablemente D. Manuel García, Hermano Mayor de la Hermandad de la Macarena. Al igual que en San Gil, en la Basílica, explicaremos todas las capillas con detenimiento y pormenorizadamente, como es habitual en Sacra Híspalis.
Subiremos al camarín de la Señora de la Esperanza, donde su prioste y maestro orfebre, D. Fernando Marmolejo nos hablará de la obra maestra de su padre, D. Fernando Marmolejo Camargo y de los sentimientos que en él inspira, ser el prioste de la Esperanza. Culminaremos nuestro itinerario con la visita al magnifico museo de la Hermandad. 
¿Se lo van a perder? 


Día: 
Sábado 28 de Noviembre de 2015

Hora: 09.50h. (Rogamos puntualidad)

Lugar de encuentro:
Parroquia de San Gil Abad. Plaza de San Gil esquina a calle San Luis

Duración del itinerario: Tres horas aprox.

Lugares a visitar: 
-Parroquia de San Gil Abad
-Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena y camarín de la Santísima      Virgen
-Museo de la Hermandad de la Macarena



Información e
Inscripciones
sacrahispalis@gmail.com
 Tlfs.: 606 035 538 


























Sacra Híspalis
Itinerario realizado para la Hermandad de Santa Marta de Sevilla
"Santa Teresa de Jesús según  Sevilla. Las Moradas de una Santa"
Viernes 13 de Noviembre de 2015




Fotos del Itinerario disponibles durante 15 días para su descarga:

https://www.dropbox.com/sh/nn1jrgqce15sl4x/AABF_CJsVmLdtLQ0oVffRtxBa?dl=0

Nunca había pensado la Madre Teresa fundar en Andalucía, ya que el General de la Orden del Carmen, Juan Bautista Rubeo de Ravena, se lo había prohibido expresamente por estar algo disgustado con sus religiosos de Andalucía. Al P. Jerónimo Gracián, le pareció que sería de gran servicio a Dios fundar en Sevilla, como Visitador de los Descalzos, era el superior de Santa Teresa, por lo que ella le rindió la obediencia más perfecta.

Gracián decide que la Priora y las monjas que llevaban para Caravaca fuesen para Sevilla. Llegadas a la ciudad, estas se establecieron en una casa que el Padre Mariano les había alquilado en la calle de las Armas.
 

La Santa no quiso partir de Sevilla hasta dejar a la Comunidad en casa propia.

En 1576 se marcha, dejando a la Comunidad establecida en unas casas de la calle Pajerías. Diez años después, en 1586, buscando un lugar de más retiro, las Descalzas pasan a ocupar unas casas en el Barrio de Santa Cruz, asistiendo al traslado y contribuyendo al mismo San Juan de la Cruz.
El citado convento fue bautizado con el nombre de San José del Carmen, conocido en la Ciudad como Las Teresas.
Ninguno de los diversos avatares de la historia acaecidos en estos más de cuatro siglos, han ocasionado pérdidas en el edificio ni en obras de arte, por lo que se conservan un importante número de reliquias teresianas, el retrato de la Santa, pintado por Fray Juan de la Miseria por encargo del P. Gracián, así como el ejemplar original de Las Moradas.


 Iniciamos el itinerario en el Monasterio de San José del Carmen, dentro del barrio de Santa Cruz. Una vez dentro de la iglesia del monasterio, Irene Gallardo nos habló como Lorenzo de Cepeda, hermano de Santa Teresa, que llegó a Sevilla con rentas de explotaciones propias procedentes de América, contribuyó económicamente a la compra del  convento de las Teresas.


 El monasterio sevillano de San José del Carmen contiene diversidad de estilos y cronologías como consecuencia del proceso de incorporación de las casas que protagonizaron la etapa fundacional y de las diferentes etapas constructivas promovidas por las reformas, adaptación e incorporación al nuevo edificio. El convento, en lo referente a la distribución del espacio, ha sufrido una evolución que ha dado como resultado una organización compleja en torno y en relación a los espacios libres. 


 Estos se dividen en: compás, claustro y patio de la subpriora, por un lado y de otro en: patio de la bóveda, por hallarse bajo él la cripta de la comunidad y el patio del cenador, vinculado a los servicios para la cocina. Posee jardín trasero, organizado por parterres, con diversas especies de arbolado y plantas ornamentales. El edificio conventual fue en su día un palacio renacentista cuyo patio ha sido convertido en claustro y las estancias perimetrales en locutorio, enfermería, refectorio y portería interior con torno. Se ubican también en el edificio las estancias relacionadas con el Paso dorado, salón, biblioteca y oratorio de la Santa Madre


 Poseen diversas reliquias teresianas expuestas en una vitrina de la sacristía exterior, entre ellas el retrato de la Santa, pintado en Sevilla por Fr. Juan de la Miseria por orden del P. Gracián y por deseo de las hermanas. La iglesia es obras de Vermondo Resta. Realizada durante la transición del manierismo al barroco, en el contexto de una arquitectura de corte sobrio, posterior al Concilio de Trento, en conexión con los preceptos de austeridad de la Orden Carmelita reformada. El edificio se terminó entre 1615 y 1618 y a falta de otras modificaciones posteriores, se consagró en 1616.



 Salimos en dirección a la calle Zaragoza antigua calle Pajerías, donde se encontraba el primitivo convento Carmelita.


Salimos en dirección a la calle Zaragoza antigua calle Pajerías, donde se encontraba el primitivo convento Carmelita.


Irene Gallardo nos cuenta que en 1575, Sevilla era la ciudad más populosa de España, puerto y puerta de las Indias. Además de la Catedral, contaba con unas treinta de parroquias, más de 100 hospitales y capillas y representación de todas las órdenes religiosas. Santa Teresa y las hermanas carmelitas, llegaron a la ciudad y se establecieron en una casa que el Padre Mariano les había alquilado en la calle de las Armas. La Santa no quiso partir de Sevilla hasta dejar a la comunidad en casa propia.


Es en 1576 cuando decide marchar, dejando a la Comunidad establecida en unas casas de la calle Pajerías. Tiempo después, buscando un lugar de más retiro, las Descalzas pasan a ocupar unas casas en el Barrio de Santa Cruz, asistiendo al traslado y contribuyendo al mismo el propio San Juan de la Cruz. El edificio actual que podemos ver, no es el original, pues sufrió diversas transformaciones. Vicente Traver, diseñó la fachada basándose en los grabados de una edición de Las Moradas de Santa Teresa, publicadas por el Cardenal Lluch.

 

 Gracias a la superiora Rvda. Madre Inmaculada del Monasterio San José del Carmen (O.C.D.) por permitirnos entrar en su casa y a la Hdad de Santa Marta por el interés mostrado para la realización de este itinerario.


 Gracias a Irene Gallardo por tan interesante itinerario.

Cronica y Fotos: Fco Javier Montiel