Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


miércoles, 29 de abril de 2015

Sacra Híspalis
Viernes 8 de Mayo de 2015
La memoria de los tiempos (II)


Iglesia de San Hermenegildo:

El templo de San Hermenegildo, el V.P. Cristóbal Suárez de Ribera es quien funda en Sevilla la capilla o ermita de San Hermenegildo, construida entre 1607 y 1616. La Hermandad tuvo con anterioridad hospital y capilla dedicado al Santo Rey, ubicado entre las calles San Julián y Azofaifo.

 En 1587, con la reducción de hospitales, la Corporación crea en él dos casas para alquilarlas, pero por la santidad que poseía el lugar, se instalaron en ellas muchos sacerdotes y devotos, siendo tan numerosos los moradores que el Duque de Alcalá, alcalde perpetuo de las torres de las murallas de Sevilla y Hno. Mayor de la Cofradía, otorgó las torres para agrandar las habitaciones. 

En la torre de la Puerta de Córdoba, adherida a la iglesia, se encuentra el calabozo donde el primer Rey de Sevilla, sufrió martirio y entregó su vida por amor a Cristo. 

Convento de Capuchinos:

El Convento de Capuchinos fue el octavo que se fundó en la provincia de Andalucía, a instancias del Arzobispo Don Diego de Guzmán y Benavides. Para la ubicación del convento se les entregó la capilla dedicada a las Santas Justa y Rufina, patronas de la ciudad, frente a la Puerta de Córdoba. Dicho recinto sagrado se erige en 1627, según cuenta la piadosa tradición popular, en el lugar donde murieron las Santa Justa y Rufina. 

Se consagra a dichas mártires y patronas, este cenobio de menores capuchinos en 1630. En tiempos de la invasión francesa, el convento se convirtió en hospital, teniendo los frailes que poner a salvo las obras de Murillo que se ubicaban en el altar mayor y en otros laterales en Gibraltar.

 Las pinturas regresan a la ciudad en 1812, pasando definitivamente al Museo de Bellas Artes de Sevilla. En 1837, los capuchinos padecen la desamortización, volviendo a ser un hospital dicho recinto sagrado.  El regreso de los frailes, por mediación del Superior de los Capuchinos D. Joaquín María de Llavaneras en 1889 el Arzobispo de Sevilla, les otorga la iglesia y el convento, cuyo inmueble se hallaba en ruinas y saqueado. 

Entre esos benditos muros convivieron con los hermanos capuchinos, Fray Diego José de Cádiz y Fray Isidoro de Sevilla, que en el coro bajo de la iglesia conventual, vio a la Santísima Virgen ataviada de Pastora, tal como encargó pintar al onubense Miguel Alonso de Tovar.


Vestigios de la historia, Capuchinos y San Hermenegildo, que siguen en pie pese a los envites de los tiempos y de la vida y que hoy Sacra Híspalis les propone visitar recuperando la memoria de los tiempos. 

Día: Viernes 8  de Mayo

Hora: 18.30h.  

Duración del itinerario: Tres horas.

Lugar de encuentro: 
Convento de Capuchinos. Ronda de Capuchinos, 1.

Lugares a visitar: -Convento de las Santas Mártires Justa y Rufina. (O.H.M.C.)-Iglesia de San Hermenegildo.
Ilustre y Antigua Hermandad del Santo Rey Mártir Hermenegildo.


Inscripciones
sacrahispalis@gmail.com
 Tlfs.: 606 035 538 



Divina Pastora de las Almas.
Lienzo de Miguel Alonso de Tovar 



Convento de las Santas Mártires Justa y Rufina
Orden de Hermanos Menores Capuchinos



Fray Isidoro de Sevilla (O.H.M.C.)
Vio a la Santísima Virgen en el coro bajo del convento 
de Capuchinos, ataviada de Pastora.


  
Iglesia del Santo Rey Hermenegildo.


 Pequeña capilla hecha en la torre, allí se encuentra
 la mazmorra donde sufrió pena de muerte, el Rey San Hermenegildo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario