Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


martes, 21 de abril de 2015

Crónica y reportaje fotográfico
Sacra Híspalis
Itinerario viernes 17 de Abril de 2015
"Pinceles de los Sagrado.
 La escuela Sevillana en el Arte Sacro"

Las fotografías del itinerario a buena resolución se encuentran disponibles durante 2 semanas desde el enlace:

https://www.dropbox.com/sh/0nntonbl6c2x4b8/AABXt4kf0SqzJ7h5aKTb1AXja?dl=0



Crónica y reportaje fotográfico de Fco Javier Montiel. 
La Escuela sevillana de pintura, es imprescindible en el ámbito del arte español. Tanto por su excelente calidad como por los grandes maestros que la han conformado desde sus incipientes inicios.


 Existen seis etapas con sus afamados maestros, que marcan una clara diferencia entre los estilos artísticos y entre las grandes obras que los maestros legaron para la posteridad. En Sevilla las iglesias, palacios, conventos, monasterios, parroquias, casas señoriales, el Palacio Arzobispal y la propia Catedral, son auténticas pinacotecas con innumerables obras de impresionante calidad.

Así tenemos en la Baja Edad Media (S. XI-XV) la influencia de la pintura mural ítalo-gótica conocido como Goticismo Ítalo-flamenco representada entre otros por los artistas Juan Sánchez de Castro y Juan Núñez.

En el Renacimiento (S. XV-XVI) tenemos a Alejo Fernández, Sebastián Alejo, Juan de Zamora, Cristóbal de Morales, Gonzalo Díaz , Nicolás Carlos, Pedro de Campaña, Hernando de Esturmio, Luis de Vargas, Pedro de Villegas Marmolejo, Alonso Vázquez y Fco. Pacheco.

En el Barroco (finales S. XVI-XVII principios del S. XVIII) a Juan del Castillo, Francisco de Herrera el Viejo, Juan de Roelas, Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo, Juan de Valdés Leal, Francisco Meneses, Pedro Núñez de Villavicencio, Lucas Valdés, Matías de Arteaga, Ignacio de León Salcedo, Diego Velázquez y Alonso Cano.


En el Tardo Barroco (S. XVIII) a Alonso Miguel de Tovar, Cristóbal de León, Domingo Martínez, Juan de Espinal, Pedro Tortolero y Francisco Preciado de la Vega.

En el Romanticismo (S. XIX): Antonio María Esquivel, José Gutiérrez de la Vega, José, Joaquín y Valeriano Domínguez Bécquer, Manuel Cabral Bejarano, Manuel Barrón, Eduardo Cano, José María Rodríguez de Losada y José Jiménez Aranda.

En la era Contemporánea (S. XX-XXI): Virgilio Mattoni, José Jiménez Aranda, José Villegas Cordero, José García Ramos, Gonzalo Bilbao, Emilio Sánchez Perrier, Alfonso Grosso, Santiago Martínez, José Rico Cejudo, Gustavo Bacarisas, Juan Lafitta, Santiago del Campo, Francisco Maireles Vela, Carmen Laffón, Luís Rizo, Díaz Arnido, Huguet Pretel, Juan Valdés, Isabel Sola, Emilio Díaz-Cantelar y López-González, entre otros.


Iniciamos nuestro itinerario en la Iglesia de San Esteban protomártir. Una vez nos encontramos en el interior de la Iglesia, Irene nos comentó que en esta iglesia se combinan elementos góticos y mudéjares. Para algunos historiadores debió de existir otra iglesia anterior a ésta que correspondería a la primera organización eclesiástica de la ciudad en tiempos de Fernando III, siendo entonces una de las 25 primitivas parroquias que existieron por aquel tiempo.


El interior se organiza en tres naves con presbiterio y coro a los pies, siendo la nave de la Epístola más estrecha que la del Evangelio. Destaca el interior por la vistosidad que dan los muros, ya que no se decoran quedando así el ladrillo visto. Si alzamos nuestra vista nos daremos cuenta que la nave central se cubre por medio de un artesonado mudéjar, datados por algunos en el siglo XV, mientras que las laterales lo hace a forma de colgadizo.


En el presbiterio se alza el interesante retablo mayor, concertado en el año 1629 a Luis de Figueroa, y dorado en 1639. Antonio López nos habló del conjunto que se compone de banco, dos cuerpos y ático. El programa iconográfico consta de escenas relacionadas con Cristo, los apóstoles, el santo titular, San Esteban y los Santos Patronos sevillanos. 


En el banco figuran las pinturas que representan la Visión de los Animales Impuros de San Pedro y La Conversión de San Pablo, son de pequeño tamaño y difícilmente apreciables fuera del presbiterio. Unos las atribuyen a Zurbarán mientras que otros se las adjudican a los hermanos Polanco. En el centro luce el tabernáculo con sagrario y relieve del Niño Buen Pastor.


En la iglesia radican las Hdes. de San Esteban, de penitencia y de Ntra. Sra. de la Luz, de Gloria.


Después de la ya tradicional fotografía de grupo, salimos en dirección de la Parroquia de San Pedro Apóstol. La Iglesia de San Pedro es un templo de estilo gótico-mudéjar, aunque construido en el siglo XIV, ha sufrido diversas reformas, llevadas a cabo en los XVI y XVIII.


El edificio está compuesto por tres naves, soberbio Retablo Mayor obra de Felipe de Ribas, realizado en torno a los años 1641 y 1657, dos puertas de acceso, ocho capillas y una hermosa torre con chapitel de azulejería, obra de Martín Infante en 1587 que ha sido restaurada recientemente.


La capilla de la Hdad. Sacramental, Ánimas Benditas y Nuestro Padre Jesús de la Salud, es una de la partes más antiguas del edificio que conserva la original arquitectura mudéjar.


Ubicada en la cabecera de la nave de la epístola, posee bóveda ochavada soportada por trompas y cuya fecha de construcción se fija en 1379.


La Parroquia de San Pedro, es sede canónica de las Hdes. del Cristo de Burgos, Sacramental y Ánimas Benditas, Ntra. Sra. del Pilar y de San Pedro Ad Vincula. En esta Parroquia fue bautizado el 6 de junio de 1599 el pintor universal Diego de Silva y Velázquez, cuya casa natal estaba en la calle Morería.



Comenzamos nuestra visita en la capilla de la Ilma. Universidad de Curas y hermandad de San Pedro Ad Víncula. La Ilma. Universidad de Curas de Sevilla, la funda Fernando III en 1250. Sus orígenes fundacionales están en la repartición de beneficios de tierras para el sustento de las parroquias y clero de la ciudad tras conquista de Sevilla y la defensa de los privilegios y beneficios de las parroquias fernandinas. 


Fomentar la fraternidad sacerdotal entre sus miembros y animar a los párrocos de la ciudad a asistir a los actos litúrgicos organizados en las diferentes parroquias en honor de sus titulares, están entre sus fines fundacionales. En 1612 Juan de Roelas entra a formar parte la Hermandad, entregando como dote un cuadro que representa a San Pedro liberado de las cadenas y que es el que preside la capilla en la parroquia de San Pedro Apóstol. 


De las muchas instituciones sacerdotales que existieron en nuestra diócesis, esta es la única que ha permanecido en el tiempo y ha llegado hasta nuestros días.


 La Hermandad de San Pedro ad Vincula se funda el 25 de septiembre de 1582 como Hermandad de sacerdotes seculares. El 19 de junio de 1616 la Hdad. hace juramento de sangre en defensa del dogma de la Inmaculada Concepción.


Irene Gallardo y Antonio López nos hablaron de las obras de arte que se encuentran en las paredes, capillas y altar mayor, a cual más impresionante.




Para acabar nos dirigimos al estudio de Luis Rizo Haro, reconocido pintor sevillano, que vio la luz por vez primera en el barrio del Arenal en noviembre de 1957, es por encima de todo un enamorado de la ciudad. Conocedor profundo de su cultura y de sus tradiciones, se define como “muy barroco, antiguo y rancio”. Con tan sólo once años ya soñaba con ser pintor.


Luis Rizo nos hizo habló de cómo llegó a ser pintor, contándonos anécdotas de su infancia. También nos habló de la Escuela Sevillana desde sus orígenes en la baja edad media hasta nuestros días y de como la mezcla de los pueblos que han pasado por nuestra tierra la han ido enriqueciendo.


Para acabar nos enseñó, en un momento muy íntimo, algunos de los cuadros que está preparando para una nueva exposición en el Real Alcázar de Sevilla. Impresionantes imágenes que no deberían de perderse.


Desde estas líneas queremos agradecer al rector de San Esteban, D. José Robles, por abrirnos las puertas del templo, a D. Jesús Maya, Párroco de San Pedro, por permitirnos realizar la visita y a Luis Rizo por abrirnos las puertas de su estudio y sus magnificas explicaciones.


Y gracias a Irene Gallardo por realizar un itinerario tan interesante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario