Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


martes, 11 de marzo de 2014

        
Sevilla sagrada. Vestigios de la historia.
Sacra Híspalis: Itinerario del viernes
7 de Marzo de 2014 

Galería fotográfica: http://www.artesacro.org/SacraHispalis/SH11-2014.ZIP


Arte Sacro. En la Híspalis de finales del siglo IV, según la tradición se asentaba un antiguo edificio de la época, donde se ha ubicado tradicionalmente el edificio de las cárceles donde sufrieron suplicio las primeras mártires sevillanas Santas Justa y Rufina (284-305 d. C.). Estos subterráneos son la zona más antigua de la iglesia, que hunde así sus raíces en el inicio del cristianismo en Sevilla.

Iniciamos nuestro itinerario en el patio de la Escolanía Salesiana María Auxiliadora de Sevilla, donde Irene nos habló de la historia de las sevillanas Santas Justa y Rufina en la época romana. En este patio se encuentra el acceso a las Sagradas Cárceles.

Accedimos a la sacristía de la basílica de Mª Auxiliadora, donde D. Luis Cornello Rector de la basílica (SDD) nos mostró entre otros la imagen del Niño Jesús, Rey y Redentor o Niño perdido de los Trinitarios. El Niño Jesús Rey y Redentor, es articulado, se encuentra en posición sedente sobre un trono de Rey. Según cuenta la piadosa tradición, Fernando III,  trajo consigo la bendita imagen del Niño Rey, cediéndola a los religiosos redentores, que lo ubicaron en la Iglesia, en un altar de la nave del evangelio.

Posteriormente pasamos a la Basílica, donde Ismael Marcos (mayordomo 2º de la Trinidad y miembro de la Archicofradía de Mª Auxiliadora), nos habló de la historia de la Archicofradía, nos contó alguna anécdota de la coronación y nos habló de la historia de la basílica.

El templo actual se erige sobre una iglesia primitiva de la época del rey  Fernando III. Dicha iglesia duró hasta  1.617, año en que, siendo superior Pedro de Ahumada, trinitario calzado, la mandó derribar para edificar una nueva. El proyecto pertenecía a fray Juan Miguel de Peñalosa y la supervisión de las obras corrió a cargo del entonces Maestro Mayor del Cabildo, Miguel Zumárraga, siendo el arquitecto  Juan de Segarra. La nueva iglesia fue inaugurada el 28 de abril del año 1627.

Como es costumbre ya en los itinerarios, recorrimos los diferentes altares que se encuentran en la basílica.

Seguidamente pasamos a la capilla de la hermandad de la Trinidad donde se encontraba el Stmo.  Cristo de las Cinco Llagas dispuesto para el besapiés con Nuestra Señora de la Esperanza vestida de hebrea.

Allí nos recibieron José Antonio Muñoz (Tte. Hno. Mayor de la Trinidad) y Alberto Rodríguez (fiscal de la Trinidad) que nos hablaron de la historia de su hermandad y nos llevaron a la sala de la casa hermandad don se encuentran los enseres y las imágenes secundarias. También pudimos contemplar la antigua talla del Cristo de las Cinco Llagas que ya no procesiona, obra anónima de la imaginería sevillana de la primera mitad del siglo XVII.

Posteriormente fuimos a las Sagradas Cárceles, donde Emilio Ramirez (director de la escolanía de Mª Auxiliadora) nos habló de la historia de las Sagradas Cárceles y de la Historia de las Santas.  Justa y Rufina nacieron en el año 268 y 270 respectivamente, eran de la familia del reconocido linaje de los Rufinos, emparentados con nombres relevantes en la Híspalis romana del siglo III. La prisión donde fueron llevadas las Santas estaba adyacente al Pretorio, donde el Prefecto Diogeniano impartía su justicia. Fueron apresadas por atacar la procesión de un ídolo pagano en la Puerta de Triana. Justa murió en las cárceles, por los martirios a los que fue sometida. Su cadáver fue arrojado al pozo y posteriormente sus restos fueron rescatados por el obispo Sabino, para darle sepultura en el camposanto cristiano, ubicado entre San Benito y San Bernardo. Rufina fue llevada al circo para morir deborada por los leones, cosa que no sucedió ya que el animal se postró a los pies de la Santa. El pretor ordenó su decapitación e incineración. El opispo Sabino, también rescató la cabeza y las cenizas de Rufina, enterrándola en el mismo camposanto que a Justa.

Acabamos en itinerario en la capilla de la hermandad de la Trinidad, donde nos hicimos la ya tradicional foto de grupo.

Muchísimas gracias a D. Luis Cornello Rector de la basilica (SDD), Ismael Marcos (mayordomo 2º de la trinidad y miembro de la archicofradía de Mª Auxiliadora), Emilio Ramirez (director Escolanía de Mª Auxiliadora), Jose Antonio Muñoz (Tte Hno Mayor de la Hdad de la Trinidad) y Alberto Rodríguez (fiscal de la Hdad de la Trinidad)

Y también Gracias a Irene Gallardo por un Itinerario tan interesante

Crónica y reportaje fotográfico: Fco Javier Montiel

























No hay comentarios:

Publicar un comentario