Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


viernes, 7 de septiembre de 2012

"Vosotros sois la sal de la tierra"



En la inmensa mayoría de los casos, su mundo no va más allá de las paredes que conforman su santa sanctórum y conste que no es por desinterés, ni mucho menos, es porque ellos interpretan la vida de otra manera.

Los artistas y artesanos de Sevilla han decidido parar el reloj de los tiempos, por eso, cuando uno abusa de la amabilidad de estos y traspasa los umbrales de sus talleres, parece que hemos abierto la puerta de otras épocas.. Los elementos y herramientas con los que trabajan nuestros doradores, orfebres, tallistas, bordadores e imagineros, son herencia de tiempos pretéritos que continúan dando vida a la cotidianidad del taller.

Hoy  les hablo de estos hombres y mujeres que en nombre del arte lo han dejado todo y han entregado sus vidas para engrandecer la ciudad. Merced a sus obras, nuestra Semana Mayor es una de las de más valor artístico, siendo reconocida esta aseveración a nivel mundial. 

 La lucha diaria por mantener a flote sus pequeñas empresas, por otorgar  un salario medio a sus empleados y por sobrevivir a la ingrata competencia desleal, en talleres que  en su inmensa mayoría, adolecen de todas las necesidades contemporáneas, ha hecho que hoy les dedique este sencillo pero sentido reconocimiento a los artistas y artesanos de Sevilla, sin cuyos desvelos, insisto, no hubiese sido posible la existencia del legado artístico del que disfrutamos.   

 En una ciudad como la nuestra, que muestra su indiferencia tantas veces a los más humildes y sencillos de corazón, hora era ya de levantar la voz en recuerdo de los que viven entre las paredes del arte, sin más ambiciones que alcanzar el trabajo bien hecho y sin permitir concesiones a la galería, algo tan poco dado en nuestros tiempos.

 Me tomo la libertad de recomendarles que paseen entre los talles de nuestros artistas y artesanos. Encontraran el sabor a la Sevilla que se nos fue, a la bohemia de otros tiempos y al arte hecho trabajos, en la calle Castellar, en la Plaza del Pelícano, en la calle Alfarería, en la calle de la Pureza, en la Puerta Real...


                                                                                                                             Irene Gallardo
                                                                               Todos los derechos reservados ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario