Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


lunes, 31 de diciembre de 2012

VEINTICUATRO QUILATES DEL SUR
 
III Ofrenda al Niño Jesús. Acto Litúrgico y Meditación.
Hdad. de Ntra. Sra. de Araceli. Sevilla.
Sábado 29 de Dicimebre de 2012
Festividad del Rey y Profeta David, Padre del Sabio Salomón.


 
“Lux fulgebit hodie super nos, quia natus est nobis Dominus”. 
 Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor.
(Misal Romano, Natividad del Señor, Misa de la Aurora, Antífona de entrada).
 
El Sabio  Salomón, dejó escrito en diecinueve salmos, una rendida oda “Al rey mesiánico”.
Salmo 72:1   Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey.
Salmo 72:2  Juzgue  Él a tu pueblo con justicia, y a tus afligidos con equidad.
Salmo 72:3  Traigan paz los montes al pueblo, y justicia los collados.
Salmo 72:4  Haga Él justicia a los afligidos del pueblo, salve a los hijos de los pobres,
y aplaste al opresor.
Salmo 72:5  Que te teman mientras duren el sol y la luna, por todas las generaciones.
Salmo 72:6  Descienda Él como la lluvia sobre la hierba cortada, como aguaceros que riegan
la tierra.
Salmo 72:7  Florezca la justicia en sus días, y abundancia de paz hasta que no haya luna.
Salmo 72:8  Domine Él de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra.
Salmo 72:9  Dobléguense ante Él los moradores del desierto, y sus enemigos laman el polvo.
Salmo 72:10  Los reyes de Tarsis y de las islas, traigan presentes; los reyes de Saba
y de Seba ofrezcan tributo;
Salmo 72:11  y póstrense ante Él todos los reyes de la tierra; sírvanle todas las naciones.
Salmo 72:12  Porque Él librará al necesitado cuando clame, también al afligido y al
 que no tiene quien le auxilie.
Salmo 72:13  Tendrá compasión del pobre y del necesitado, y la vida de los necesitados salvará.
Salmo 72:14  Rescatará su vida de la opresión y de la violencia, y su sangre será
preciosa ante sus ojos.
Salmo 71: 17 Que se eternice su nombre que se propague su nombre bajo el sol, para 
que en Él sean bendecidas todas las razas de la tierra y todas las naciones lo proclamen dichosas.
Salmo 72:18 Bendito sea el Señor, Dios de Israel, el único que hace maravillas.
Bendito sea su nombre glorioso para siempre,  que toda la tierra se llene de su gloria.
¡Amén! ¡Amén!
 
Divino Rey de los Cielos, gloria a Ti.
Soy, como me llamaron los hebreos "Malki-or", que significa "Aquel que es el rey de la luz".
Pero tan cierto como que te estoy contemplando, extasiado por Tu dulzura, es que el Rey de la luz eres solo Tu.

 Vengo a rendirte pleitesía, como cada año, desde hace más de dos mil, por estas calendas de Diciembre.
 Por el camino, he recogido miles de mensajes para Ti, hablados en cientos de lenguas, salidos de los labios y del corazón, procedentes de multitud de etnias, todas sabedoras de que para Ti, no existen razas ni colores, solo gentes de buena voluntad y humildad.
 
 Por más años que vuelva a Tu encuentro, en este tiempo de Pascua, no disminuyen ni un ápice, las alegrías que brotan de pecho y las ilusiones que vivo preparando tu adoración.
 
 Te traigo, Rey de los Reyes, acunado en el aromático cedro del cofre, el oro digno de Tu naturaleza real, el oro de veinticuatro quilates del Sur, de donde vengo.
 Valioso, como ese noble y áurico metal que ves refulgir, entre estas manos, es el corazón de las gentes del Sur.
 Gentes del sur, con apasionada devoción, llenos de esperanza en el Mesías y de fe sin límites, que atesoran en sus almas, ávidas del bálsamo de Tu palabra, la palabra de Dios y con una absoluta entrega a Tu doctrina.
 
 He visto, por los senderos que me llevan hasta Ti, la cara del hambre y de las necesidades, las garras de la pobreza más absoluta, y las lágrimas del desamparo, en el que por desgracia, muchas gentes del Sur se ven sumidas.
 
He sentido el miedo de la guerra, en los rostros de los infantes, los ojos de la amargura más absoluta por las injusticias, en los rostros de las madres de siempre y la inquietud angustiosa, en el rostro surcado por la pena de muchos hombres de bien.
 
 Por eso, dulce Jesús, me postro ante Ti una vez más, para rendirte honores de Rey y para pedir Tu milagro diario, en todas esas almas que he encontrado en mi camino y que de tanto adolecen.
 Señor mío, Jesucristo Bendito, Divino Cordero de Dios, suspiro de los Cielos de carnes nacaradas y cabellos castaños, mírales con los ojos del Altísimo y obra los milagros que te imploro, frente a la desesperación de quien espera, ante la última esperanza.
 
 Soy viejo y estoy cansado, pero Tu fuerza me da bríos para volver cada año con ilusiones renovadas, con las manos llenas de ilusión y con miles de besos que dejo impresos en las frentes de los que sin duda, siempre están más cerca de Dios, los niños del mundo.
 
 Ya me marcho, Rey de los Cielos, y me voy con el alma henchida de esperanza por verte de nuevo, con la visión imperecedera en mis retinas, del inmensamente hermoso rostro de Tu Madre y con la serenidad de la bondad del Patriarca Bendito.
 
 Me marcho, buscando el Sur, mi tierra, de la que esta noche te he traído el oro más puro de Tharsis y las peticiones más acuciantes.
 
 Me voy buscando el Sur, donde sé que siempre tendrás Tu Reino.
 
 24 de Diciembre bajo el Cielo y en la tierra.
Hoy no hablan los fusiles en la vieja Tierra Santa,
Jesús ha vuelto ha nacer, otra vez en Navidad,
para derramar amor y luz a la humanidad.
 
 
                                                                                                            Irene Gallardo

 
 




domingo, 23 de diciembre de 2012


Navidad de caramelo

-El pregón era distinto aquella mañana, había cambiado de son y de escenario.
Con la tenue luz invernal de las primeras horas, aquella niña de trenzas claras y frente risueña, despertó a la mañana con la cantinela de unos niños y el rumor de las bolas en un bombo de metal, como si, según su inocente entender, de una gran bolsa  llena de canicas se tratara.

Era el preámbulo de la navidad, el sorteo de la “esperanza” de muchos y de la “ilusión “de todos.
Hacía frió y la mañana  tenía el color de la panza de un burro.

Los cristales se vestían de una vaporosa película, que permitía desarrollar la capacidad imaginativa y hasta epistolar infantil.
En la calle, el hombre de la “ropía”, venia pregonando su oficio al vecindario,  dejando paso en el gélido escenario del invierno, al eco disperso en el aire, que hizo suyo otro pregón, el del carro, su cansino burro y el “mantillo” para las macetas. 
Cuántas veces la niña, imaginó como sería la vida de aquel primo lejano de platero, al que ni tan si quiera, la inclemente mañana de diciembre, hacía arrugar sus erguidas orejas.
La tarde, vestida de tibia luz, suave como el roce de unas manos que comienzan a querer, le regaló a la niña la estampa del carrito de castañas. 

El carbón ardía en el perol y la humareda inconfundible, traía el olor sabroso del fruto tostado del invierno.
Las calles lucían colgantes de colores con estrellas y velas, que encendidas, guiñaban a la niña su complicidad, porque sólo para los más pequeños del barrio se habían puesto tan guapas, como mocita perfumada y coqueta, que por primera vez se pone medias de cristal.
El calendario llegó a su invierno, abandonando el estado otoñal que le obligó a perder sus hojas.
Se había vestido de azul inmaculada y de pulcra inocencia.
En las calles, había algodón dulce, del color de las nubes cuando el sol habita el aljarafe.
y globos que volaban llevándose con ellos la ilusión hasta el cielo, que es de donde nos viene, porque nunca estamos más cerca del cielo que cuando somos niños.
En la noche, rumor de sonajas y panderetas, de campanillas y almireces.
Voces claras que cantando  leyendas, más antiguas que la propia luna y más sentidas que una nana dulce, pasaban calle abajo desterrando el silencio, llamando a la alegría.

Sobre el aparador de la sala, todas las figuritas ocupan su sitio. 
Era un ritual que cada año se repetía con la misma parsimonia y ternura.
Pastores, ovejas, gallinitas, puentes, ríos de papel de plata…y al fondo, aquella luz tímida que simulaba un pequeño farol, anunciando que el niño dormía plácido y bello, entre romero y lentisco.
Por la noche, los padres le dijeron a la niña, al destapar al niño dios, que ya era Navidad. 
Pero ella ya lo sabía, desde que aquella mañana fría y gris, cambiara el son del pregón.  
     
El tiempo de la niña se detuvo en el reloj del alma, ese que rescata cuando le place, las tiernas vivencias.
Hoy lo ha vuelto a hacer, al olor de la alhucema, al amor de la copa de “cisco picón”  que arde en el brasero de cobre, junto a la badila.  
¡Feliz Navidad, amig@s!

                                                          A los niños de cuarenta años.
                                                              Irene Gallardo 





                                      
                                                   

miércoles, 19 de diciembre de 2012



De Amor y de Barrio

-El amor al Barrio al que pertenece uno, es tan fuerte, que puede hacer hervir la sangre, estancar el agua y detener los relojes parando el tiempo. Si no lo creéis, acercaros al Barrio de San Bernardo, a eso de las dos de la tarde, cualquier Miércoles Santo, allí en su pleno centro, en la calle Ancha. 


Estará el balcón cerrado, la maceta del pretil lucirá mustia, las paredes desconchadas del adobe y en todo Gallinato, los patios de vecinos llorarán la ausencia de la cal de Lebrija.

 Las azoteas cubiertas de jaramagos, (que en las casas son las flores del olvido) y los cierros despintados con sus cristales quebrados, claman justicia en la revuelta añeja de Santo Rey. Las aceras hundidas de Campamento ya no gozan de los niños que jugaban sobre ellas, a las chapas y a los cromos.


 Casi todo es recuerdo menos Ana y su corral, una  cigarrera de leyenda, que con sus ochenta años, no se rinde ante los tiempos. 
 En la vieja corrala de la calle Almonacid, sólo vive ella. 
 Hoy ha salido al balcón y con la paciencia que da la edad y el temblor en las manos que da la emoción, ha colgado de los hierros, su viejo mantón bordado, ese que la cubrió tantas veces cuando liaba las hojas del tabaco que de Cuba venía. 
 Con los ojos cansados de tanta vida, la viuda de Rafael el ferroviario, recuerda con dolor aquellos años al calor del amor de quien más quiso. Recuerdos de un galán con buena planta, con el traje de gala de los Miércoles Santo, asida de su brazo y caminando de prisa por el barrio, que allá por Gallinato por Cofia y Tentudía, se escuchan ya los sones del Brigada Artillero, Rafael a caballo templando una corneta, a lomos de un rocín, “Pegaso” de la noche.


San Bernardo huele a aceite, a pan y hierbabuena.
A moña de jazmines, a cisco y a canela.
Al hollín de los trenes y a la Marcha Real.
A resonar de cascos y a larga chicotá.
A lágrimas de Virgen y vaivén de vagón.
A caldo del puchero y a una noche de amor.


Al son de una nana se duerme Dios,
su Madre del Refugio le está cantando.
“A la nana mi Niño Salud y amor
el viento es la sonaja y el sol canción,
Abril pone los cielos y yo el clamor.
El amor de mi vida, clavel sangrando
San Bernardo y el Puente nexo de unión,
largo brazo que acuna a Dios expirando”.

                                                                                Irene Gallardo


sábado, 15 de diciembre de 2012


Las manos de la gracia. El bordado. Itinerario  0 (II)
El artístico bordado en oro y sedas a realce, es un arte lleno de complicado entresijos. En el mismo se dan cita tres puntales básicos para una ejecución perfecta de la obra: el dibujo, la calidad de los materiales y las manos con las que se llevan a cabo estas piezas de incalculable valor. Sin duda, el tiempo se detiene entre las paredes que cobijan los sendos talleres de bordado que existen en nuestra ciudad, algunos de ellos, reconocidos con premios culturales de gran prestigio, por los trabajos realizados por los mismos. Será sin duda, una experiencia inolvidable.       
Lugares a visitar:
Iglesia de la Anunciación Hdad. del Valle.
Capilla Sacramental de la Hdad. de Pasión.
Taller del bordador Francisco Carrera Iglesias.
(C/ San Isidoro)
Responsable:
Irene Gallardo Flores
e-mail. eccehispalis@yahoo.com
Tlfns.: 606 035 538 / 669 806 863








sábado, 8 de diciembre de 2012

II Itinerario para la interpretación del Arte sacro
y la Artesanía Religiosa

En esta ocasión, el itinerario para la interpretación del Arte Sacro y la 
Artesanía religiosa, nos adentrará en el mundo del arte del bordado.
Visitaremos la Iglesia de la Anunciación ya los Titulares de la 
Hermandad del Valle para posteriormente, apreciar la obra de arte 
que en bordados también, posee esta Archicofradía. Acto seguido, 
visitaremos la capilla de la Hermandad Sacramental de Pasión y tras
 besar el pie del Señor, podremos ver in situ, el patrimonio en bordados 
que posee esta Corporación del Jueves Santo. Tras ello, nos  encaminaremos 
hacia el taller del prestigioso bordador sevillano, Francisco Carrera Iglesias,
que como excepcional anfitrión, nos abrirá las puertas del apasionante 
mundo del bordado en oro y sedas.
Cupo máximo 15 personas.
Confirmación de asistencia en el e-mail: eccehispalis@yahoo.com



                                                                         


miércoles, 21 de noviembre de 2012


SACRA HÍSPALIS
Itinerarios culturales para la interpretación del arte sacro 
y de la artesanía religiosa

Comenzamos, querid@s amig@s nuestros "Itinerarios para la interpretación del arte sacro y la artesanía religiosa", esto es SACRA HÍSPALIS.
 Esta empresa sevillana comienza su andadura con un itinerario, piloto, con un buen grupo de amigos que conocerán de cerca "Las gubias de lo Sagrado". Visitaremos la Iglesia de San Juan de la Palma para admirar la bella imagen de la Virgen de la Amargura y del Señor del Silencio. Nos trasladaremos a la Capilla de la Divina Pastora, para contemplar la serena belleza de la Divina Pastora de Santa Maria, imagen creada por el escultor Ruiz Gijón. 
Para conocer como se nace una talla, visitaremos el taller del genial imaginero sevillano Darío Fernández Parra, que nos desvelará los secretos de la madera y de cómo milagrosamente, sale de la misma, merced al genio de sus manos, una Imagen Sagrada.
Todo esto y muchísimo más, lo encontrareis con nosotros.
Lugar: Iglesia de San Juan de la Palma, Hdad. de la Amargura. 
(Entrada por calle Feria). 
Cupo máximo de asistentes: 15 personas.
Confirmación de asistencia en: eccehispalis@yahoo.com
SACRA HÍSPALIS, con nosotros conocerán la cuna del arte sacro.


                                                                                 Irene Gallardo


domingo, 18 de noviembre de 2012


Sevilla versus Sevilla

Se cumplen en 2012, cien años de la catalogación como Patrimonio Nacional, de la Iglesia de Santa Catalina de Alejandría. Este retazo de la historia de la ciudad de corte mudéjar, pasa en nuestros días, por 
los momentos más desafortunados de su longeva historia (mediados del siglo XIV).
 Tan solo han debido transcurrir ocho años de desidia y olvido absoluto, para que Santa Catalina pase del esplendor artístico a la ruina absoluta y decadente.
 Se levanta su fábrica, como un fantasmal recuerdo de la monumentalidad que otrora, esta Sevilla de flaca memoria, levantó con las dotes artísticas de los 
que en ella trabajaron empleando con ahínco calidad y magisterio.
 Una ciudad que se divide entre la progresía y la conservación, deja heridas profundas en su patrimonio, en su cultura y en su historia.
 Así acudimos, a los soliloquios de unos cuantos, en los que se argumenta la dedicación al catolicismo de este Bien de Interés Cultural, señalando a la 
Jerarquía Eclesiástica como única culpable de su ruina, por no abanderar en solitario la restauración inminente del templo.
 Esas voces que se alzan contrarias a la participación económica en la rehabilitación de Santa Catalina de manera tripartita (es decir Iglesia, Ayuntamiento y Junta de Andalucía), ¿Qué dicen acerca de la restauración que se está llevando a cabo desde julio de 2011 de la joya del barroco que es San Luis de los Franceses y de la Capilla Doméstica del que fue Noviciado Jesuita, cuya rehabilitación corre a cargo del Ministerio de Fomento y la Diputación de Sevilla, con un importe de 3,144.312,09 de euros y que tiene fijada su finalización en este mes de Julio?. Nada, no dicen nada, ¿por qué?, pues probablemente porque San Luis de los Franceses pertenece a la Diputación Provincial y por eso no importa que sea una Iglesia, ni que en ella puedan casarse las parejas que lo soliciten, ni que tenga una maravillosa historia 
ligada a la religiosidad entre sus muros, ni que esté colmada de huesos y reliquias de Santos y Mártires...
 Creo firmemente, que no podemos dejar de alzar nuestra voz en defensa de Santa Catalina. Se lo debemos a nuestros antepasados y a nuestros hijos, que serán el futuro de esta Ciudad de nuestros desvelos.
 Se lo debemos al barrio, a las Hermandades que se erigieron y que tuvieron sede canónica en este templo, a los pintores, escultores, doradores, 
ensambladores y retablistas, que dejaron jirones de su arte en las carnes prietas de la casa sevillana de la Santa de Alejandría.
 Se lo debemos a Sevilla y a su monumentalidad universal.        

"No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo."
(Don Francisco de Quevedo y Villegas 1630)

                                             Irene Gallardo 
                                Todos los derechos reservados ©




miércoles, 7 de noviembre de 2012


La última luz

La luz es distinta hoy en esta atardecida de Noviembre.
 En las veletas y en las espadañas de la ciudad comienza a recostarse la luminaria 
del sol, mientras en el acerado, el otoño inicia su lenta melodía rojiza y reseca, 
con el tránsito y el deambular de los viandantes. 
 Pero la ciudad ya sabía antes de que terminase Octubre, que el otoño llegaría
 sin avisar como siempre, con la primera convocatoria de los Cultos de la
 Reina de Todos los Santos y de la Señora del Amparo.
 Han anunciado este mes de postreras glorias, el fruto tostado en el perol
 humeante, las flores que viste el camposanto de San Fernando, las novenas
 y octavarios dedicados a las almas de los que un día se marcharon 
buscando la gloria de los cielos, el sabroso caldo aljarafeño que goza de 
la infancia del vino, la silueta gallarda y altanera, embozada, con calzas y 
encajes de un hidalgo español y la inocencia tibia en el rostro novicio que
 recreó Tirso en Sevilla.
 Este Noviembre, que trae en sus días el azabache de la pena grabado a 
fuego, nos hace volver la mirada a otros tiempos en que comenzamos a 
honrar a los que partieron. 
Desde que en 1563 el Concilio de Trento, corrobora la existencia del 
purgatorio haciendo hincapié en que se fomenten los sufragios por los difuntos.
 En nuestra ciudad se fundaron las muy antiguas Hermandades de 
Ánimas Benditas, para ofrecer honras fúnebres a los hermanos y misas
 de réquiem. De San Miguel, como pesador de las almas y de San Pedro
 en cuya posesión se encuentran las llaves del cielo.
 Las hermandades  de los Santos Ángeles se erigían para intercesión de 
estos seres alados por las almas difuntas y ante Dios Nuestro Señor.
 De estas últimas corporaciones se tienen noticias desde 1458.
 Es este Noviembre en que nos encontramos, un tiempo sin duda, que 
invita a la reflexión de lo que somos y en lo que nos convertiremos todos 
sin excepción. Esa visión preclara del tránsito de la opulencia y la 
vanidad altanera a la miserable levedad humana que da con sus huesos en
 un arca que inundará la tierra y muchas veces hasta el olvido más absoluto 
y que describió de manera sublime el irrepetible Valdés Leal, en la
Santa Caridad.
 Un otoño de ausencias y de presencias, que toma por sorpresa las 
esquinas de la ciudad, besando con los últimos rayos de luz, las plantas
benditas de la Reina del Cielo y de Todos los Santos, 
(en un barrio absolutamente entregado a su devoción), que derrama 
su Amparo entre quienes ansían su perpetua protección, cobijados al amor
del templo dominico que en nombre San Pablo se erigió.

       Por todos los seres queridos que se marcharon un día buscando la luz:

       “Réquiem aeternam dona eis Domine, et lux perpetua luceat eis”


                       (A la memoria de Ana González Moreno)

                            Irene Gallardo
                          Todos los derechos reservados © 





martes, 30 de octubre de 2012


Muy recomendable: APLICACIÓN 'AGENDA ICAS'

El proyecto consiste en el desarrollo de una aplicación para plataformas móviles, sistemas operativos iOS y Android, que presenta información relativa a la agenda cultural de los espacios ICAS, con posibilidad de ser votados y marcados como favoritos por los usuarios, con un módulo de actualidad dinámico.

La aplicación presenta una portada principal desde donde acceder a cada una de las secciones y servicios. Cabe destacar, que ofrece áreas específicas para los espacios ICAS:

Teatro Lope de Vega./ Teatro Alameda./ Espacio Santa Clara.
Centro de las Artes de Sevilla/ Casino de la Exposición./
Archivo, Hemeroteca y Publicaciones./ Antiquarium.
Red Municipal de Bibliotecas.

La aplicación está preparada para ampliar su oferta de espacios ICAS a través de las funcionalidades de administración.

El usuario va a poder recibir notificaciones de eventos destacados, así como hacer un uso más personalizado de la agenda, a través del sistema de favoritos.

'Agenda ICAS' presenta, haciendo uso de las tecnologías de geolocalización y realidad aumentada, los espacios ICAS y cómo llegar a determinadas actividades. Para ello se muestran diferentes formatos: mediante la señalización del itinerario sobre el mapa de la ciudad o mediante vista real de la cámara con información de la dirección del espacio).

La aplicación cuenta con un panel de control, con soporte en la web icas-sevilla.org, desde donde se gestionan todos los contenidos y categorías

Las aplicaciones para iOS y Android están desarrolladas íntegramente sobre sus lenguajes de programación nativos, C++ y Java, optimizado para smartphones y tablets. Las aplicaciones nativas aseguran la fiabilidad y el ágil uso de las funcionalidades aquí descritas. La aplicación, desarrollada por la agencia sevillana Innn, ya está disponible para dispositivos compatibles de Android, a través de la Play Store de Google, y también en la App Store de Apple para los usuarios de iOS5 (iPhone y iPad), y se está trabajando en su adaptación al nuevo sistema operativo iOS6.














martes, 23 de octubre de 2012


El rostro de Dios


Hay algo en el ámbito nocturno que rodea las calles, que hace presentir el día 
grande de Dios, ese día en que recordamos su despedida con los que le
acompañaron durante años, con las mujeres y hombres que siguieron su doctrina 
y que unas horas después de convivir, juntos, en el cenáculo, ¡ay, pena amarga de
 desengaños y soledades!, le venderán, le traicionarán y lo que es peor, le negarán.
 Pero eso ocurrirá otra vez después de más de 2000 años, mañana Jueves, 
hoy, ahora, esta noche, está Cristo muriendo por la Alfalfa. Entre las tinieblas 
que da la luz vestida del mismo tinte, entre el color de la pena que visten sus 
hermanos, entre los recuerdos de otrora dibujados sinuosos, en las transparencias
 coquetas de cristales que juegan a ser memoria de la ciudad, en una calle estrecha 
y larga llamada de la Alcaicería.
 La silueta de Dios, clavado sobre estipe y patíbulo, con tres clavos de forja
 fría y negra, se desdibuja en las cales de la ciudad, mientras en un rincón íntimo 
y austero, Doña María se postra de hinojos orando al Padre, suplicando que pase
 el amargo cáliz de las injusticias.
 El rostro de Dios, hundido sobre el pecho, magullado, lacerado, inerte.
 El rostro de Dios, al que se mira y admira cada anochecida trémula del Miércoles, 
cuando el regreso al Templo es mandato, no deseo, pues la ciudad quiere buscar 
su memoria entre las carnes llagadas de Cristo, entre los quebrantos de 
la Madre de Dios y de la Palma.
El rostro de Dios, intacto pese a los siglos, pese a los años, pese a la vida.
El mismo rostro de Dios que la ciudad coronara en la Magna Hispalensis, 
de cedro y devociones.
El mismo rostro de Dios, que aquel costalero antiguo gustaba de contemplar 
con inusitado embeleso cada Miércoles Santo, siendo aún joven de edad, 
con las ilusiones caladas en el costal y la devoción ceñida en la faja.

Ese rostro del que aún guarda clara la memoria y cuya perspectiva descubría 
casi una hora antes de salir bajo sus andas, en una sintonía perfecta entre el Dios
 hecho hombre Crucificado y la mirada atónita del costalero mozo aún, 
bajo las trabajaderas de su paso, buscando el encuadre perfecto del hueco
 del cajillo, por donde Cristo clavaba sus moribundas pupilas en los ojos de Alberto Gallardo.
   
No falló ningún Miércoles Santo, Señor a Tu cita, mientras su cuadrilla, 
la que comandaba ese “pequeño gran hombre” llamado Alfonso Borrero Pavón, 
maestro de capataces, tuviese el privilegio de llevar tu estampa por las calles de Sevilla.    

 Hoy, Señor de antiguas devociones de la ciudad, Santo Cristo de Burgos 
y de Sevilla, permite dejar el lirio de mi pluma en recuerdo a un costalero antiguo, 
que la vida tuvo a bien hacerle el honor de nombrarle capataz de Sevilla y que
pese a los años transcurridos, sigue atesorando tu mirada, como aquel primer
 Miércoles Santo en que descubrió el rostro de Dios, entre claveles de sangre 
y el hueco íntimo del cajillo y la Cruz.

 Quede para la memoria de cuantos leyeran estas líneas, la devoción de
 aquellos costaleros que el tiempo olvidó y cuyos recuerdos perduran en los 
sentimientos de aquellos que lo vivieron y aún se encuentran entre nosotros.

                                Irene Gallardo
                                                                           Todos los derechos reservados © 
(En recuerdo de los años que mi padre,
Alberto Gallardo, llevó sobre sus hombros al
 Stmo. Cristo de Burgos, para la devoción de Sevilla)

                                                  




jueves, 18 de octubre de 2012

En los Cielos de Sevilla


 A las memoria de Fernando Marmolejo.

 “Hoy la memoria escoge el camino más amargo para herirnos”. (Rafael Montesinos).
  
La ciudad está acunando el recuerdo de los tiempos para dejar siempre la esencia de la vida.
 Con la misma  sencillez que el destino le hiciera mostrarse, cruzó la orilla de ese otro Guadalquivir de espumas y sal, pausado y silencioso, como en siglos y llorando lo hiciera Al-Mutamid.
 La página de los recuerdos escribió la última letra bruñida en forja, cuando Caronte, sin previo aviso llamó a las puertas de su vida.
  Estaba la pleamar en la barra de Sanlúcar y la tarde caía con delicada languidez sobre los chopos verdes.
Silenciaron las campanas de la “novia del viento”, y en lo alto de su talle se estremecieron las azucenas que de sus manos salieron.
 No brilló el sol en las enaguas prietas de la Turris Fortissima.
 La brisa presurosa que vino de Cádiz, fue a recostar su pesar, en los tendidos fríos del coso del Baratillo, abandonándose a su suerte.
 El velo de la noche se refugió en la amargura de la vieja ciudad, besando con tristeza las veletas del viento.
 Está de luto la fragua y la forja y el cartabón, está de luto el taller y el tas y el cincel, y está de luto la historia y la ciudad de la “Gracia”, y la plata y el pincel.
 Marmolejo del diseño, del arte, de los recuerdos de lo vivido y soñado.
Maestro de creadores y creador de recuerdos, que llenaste nuestra vidas con los brillos del recuerdo del oro del Potosí.
Caballero y compañero de los artistas del mundo que te siguieron de cerca, recuerdos en blanco y negro de los que admiran tu obra sevillana  y universal.
Está de luto el artista y el artesano sencillo.
 Hay silencio en Castellar, en la Plaza del Pelícano y por la Puerta Real.
Está llorando Sevilla la esencia del arte puro y la ausencia del maestro.
 Desnuda quedó la tarde aferrándose al recuerdo, aspirando el tibio aliento de la flor de la pureza, esa que mueve sus tallos de forja y alta firmeza en la azotea de la Gloria y en los Cielos de Sevilla.
 Hasta siempre Maestro.   

 Fotografía: José javier Comas


                                Irene Gallardo
                                                                               Todos los derechos reservados ©



lunes, 15 de octubre de 2012

El último beso

“Tenía en sus ojos la mirada ausente y el brillo profundo 
 de la enajenación, a la que sabemos se llega, por el dolor más agudo.
 Su talle se cubría con el lino del color de la pena y sus sienes se tocaban 
 con las tinieblas del alma.
 Sus manos, resecas de los quehaceres diarios de una mujer humilde, 
se agarraban como quien desespera ante su última esperanza al lienzo que 
le servía de mortaja, al hijo que pariera, hacía ya más de treinta años.
 Acariciaba sus cabellos esparcidos por los hombros, recordando aquella sala, luminosa y pulcra, en la que el fruto de sus entrañas, jugueteaba sereno entre el formón y las gubias, sonriendo, sentado en el aserrín del suelo, ajeno 
a su holocausto. 
 Y María, bebiéndose las lágrimas, sintiendo entre sus labios el sabor salitre que da la amargura, le habló recogida y queda, como entonando una nana 
al mismo Dios hecho hombre, que agonizaba en sus brazos”.

(Meditación a modo de réquiem ante Cristo Muerto 2008. Hermandad de los Servitas. Sevilla.)                                                          
                                                                           
                                Irene Gallardo
                                                                               Todos los derechos reservados ©