Copyright © Sacra Híspalis. Quedan prohibida la reproducción total o parcial de los textos sin mencionar a la autora y el blog.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías sin mencionar a sus autores.

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

STOP plagio

Todos los derechos reservados.

CEDRO

Licencia de Creative Commons licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.
STOP plagio


sábado, 6 de agosto de 2016

Buenos días Andalucía. Buenos días mundo

Hoy, con el recuerdo en el aniversario de su óbito, de un andaluz universal, artista con letras mayúsculas que la Corte nos arrebató y de cuya presencia en el Sur pudimos gozar poco. Su estilo y su plasticidad pintando, no conoce fronteras eternizándose en el tiempo. 
Feliz sábado.
Paz y Bien.


Diego Rodríguez de Silva y Velázquez 

(Sevilla, bautizado el 6 de junio de 15991-Madrid, 6 de agosto de 1660), conocido como Diego Velázquez, fue un pintor barroco, considerado uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal.
Pasó sus primeros años en Sevilla, donde desarrolló un estilo naturalista de iluminación tenebrista, por influencia de Caravaggio y sus seguidores.


 A los 24 años se trasladó a Madrid, donde fue nombrado pintor del rey Felipe IV y cuatro años después fue ascendido a pintor de cámara, el cargo más importante entre los pintores de la corte. A esta labor dedicó el resto de su vida. Su trabajo consistía en pintar retratos del rey y de su familia, así como otros cuadros destinados a decorar las mansiones reales. 


Su presencia en la corte le permitió estudiar la colección real de pintura que, junto con las enseñanzas de su primer viaje a Italia, donde conoció tanto la pintura antigua como la que se hacía en su tiempo, fueron influencias determinantes para evolucionar a un estilo de gran luminosidad, con pinceladas rápidas y sueltas. 


En su madurez, a partir de 1631, pintó de esta forma grandes obras como La rendición de Breda. En su última década su estilo se hizo más esquemático y abocetado, alcanzando un dominio extraordinario de la luz. Este período se inauguró con el Retrato del papa Inocencio X, pintado en su segundo viaje a Italia, y a él pertenecen sus dos últimas obras maestras: Las meninas y Las hilanderas.


Su catálogo consta de unas 120 o 130 obras. El reconocimiento como pintor universal se produjo tardíamente, hacia 1850. Alcanzó su máxima fama entre 1880 y 1920, coincidiendo con la época de los pintores impresionistas franceses, para los que fue un referente. 


Manet se sintió maravillado con su obra y le calificó como «pintor de pintores» y «el más grande pintor que jamás ha existido». La parte fundamental de sus cuadros que integraban la colección real se conserva en el Museo del Prado en Madrid.